Sabores de Bolsa.

‘Sabores de Bolsa’ es un compendio de términos que, de una manera amplia pero sencilla, explico que es la Bolsa y su terminología, los aforismos bursátiles, y el significado de los indicadores técnicos más usados.

Se que la tenía como página permanente en mi blog, pero lo convierto en entrada  y así desapareciendo esta página, ya sin actualizaciones.

La Bolsa: la Bolsa es el lugar donde se negocia todo tipo de instrumentos financieros, mas sencillos o mas complejos, pero en el lugar que nos ocupa, vamos a hablar solo de las acciones, para no complicar mucho la cosa.

Acciones: o valores, por definición son la parte alícuota del capital social de una compañía. Es decir, una pequeña fracción del ‘patrimonio’ de una empresa. Pueden ser muchas o pocas acciones las que compres, pero en esa parte tu eres ‘dueño’ de esa empresa. Otra cosa es como coticen o como las negocies.

Cotizaciones: son el precio de un valor en cada momento puntual: en segundos, minutos, horas, días, semanas… Es el resultado, en cada momento temporal, de la lucha surgida entre los que compran y los que venden acciones de una empresa.

Empresas: en este caso, hablamos de las que cotizan. Son todas aquellas que aparecen en un índice, y de éstas es de dónde compramos o vendemos acciones, por un precio negociado que es la cotización.

Índices bursátiles: o llamados también selectivos, que es donde se engloban las empresas cotizadas con sus acciones respectivas. Hay índices prácticamente en todo el mundo, y hay negociación bursátil casi las 24 horas del día. Hay varios:

En Europa por ejemplo,

Ibex 35: el nuestro, España, formado por los ‘mejores’ 35 empresas cotizadas.

Mercado Continuo: España, y aunque no es así, pero para entendernos, la segunda división de valores.

MAB: España, Mercado Alternativo Bursátil, la división donde por capitalización, no pueden entrar el resto de valores, ya que son de muy pequeña pequeña capitalización, casi un capital social de “andar por casa”.

CAC: Francia.

Dax 30: Alemania.

Eurostoxx 50 y 600: las mejores 50 y 600 empresas cotizadas en Europa.

Euronext 100: Países Bajos, e incluso el “Benelux”

FTSE 100: Reino Unido.

PSI 20: nuestra vecina Portugal

FTSE MIB: Italia.

En EE.UU. por ejemplo,

(Wall Street): Dow Jones, SP 500, Nasdaq, NYSE, Russell 2000.

En America Latina por ejemplo,

Bovespa: Brasil.

IPC: México.

Merval: Argentina.

Indice General: Chile.

En Asia, por ejemplo,

Shanghai Composite: China.

Nikkei 225: Tokio.

Kospi: Corea del Sur.

Capitalización: La cantidad de dinero de capital social que tiene una empresa repartida en acciones en Bolsa. Normalmente la capitalización de una empresa que cotiza en Bolsa anda entre los 1,5 millones € y los 5,5 millones €. Por encima de ahí ya son empresas de gran capitalización, o de muy grande capitalización (como Inditex o Santander). Por debajo de los 1,5 millones €, suelen estar en el mercado continuo español.

Análisis técnico: es aquella disciplina que, mediante una serie de indicadores técnicos, se es capaz de ver de dónde viene la cotización y por qué, y se puede ‘visualizar’ o ‘prever’ hacia donde irá. Recordad que la Bolsa no es una ciencia exacta. Todos los análisis son aproximaciones al futuro, conjeturas e hipótesis. Sino, todos seríamos ric@s 🙂

Indicadores técnicos en Bolsa: son aquellos instrumentos que sirven para el análisis técnico. Hay un montón, de cualquier tipo y de cualquier autor. Os iré describiendo los que uso con más frecuencia. Se usan tanto en gráficos de segundos, minutos, horas, dias…

Gráficos: donde aparece reflejada la cotización de un valor. Puede ser gráfico intradiario, diario, semanal… La cotización se muestra en un gráfico mediante una línea continua o en ‘velas’ normalmente.

Velas: o candlesticks o también se llaman velas japonesas las más usadas. No son más que un palito con cuerpo, mas o menos gordo en función de la cotización de cada momento. Hay multitud de tipos de candlestiks, más altas, bajas, sin cuerpo, tipo peonza, tipo destornillador, tipo cruz, o simplemente tipo edificio, para que os hagáis una idea de como salen dibujadas. Pueden ser blancas (verdes) o negras (rojas) en función de la cotización de ese momento temporal.

Tendencia de una acción/índice: a grandes rasgos, es hacia donde va esa acción/índice. Si es hacia arriba la pendiente, es alcista. Si es hacia abajo, es bajista.

Velas rojas: generalmente aparecen en una tendencia bajista, pero no tiene por qué ser siempre así. Se producen cuando el precio de apertura de esa vela es mayor que el precio de cierre. Ejemplo, si una acción/indice abre en 100 y cierra en 90, la vela automáticamente es roja.

Velas verdes: generalmente aparecen en una tendencia alcista, pero no tiene por qué ser siempre así. Se producen cuando el precio de apertura de esa vela es inferior al precio de cierre. Ejemplo, si una acción/índice abre en 100 y cierra en 110, la vela automáticamente es verde.

Largos: o ponerse largos. También abrir posiciones, que en un amplio sentido es comprar acciones. Son los alcistas (bullish)

Cortos: o ponerse cortos. También vender a descubierto, que en un amplio sentido es vender acciones que no tienes a alguien que va a apostar a que bajen. Es lo contrario a lo natural, que es subir el precio. Aquí se gana cuando el precio desciende. Son los bajistas (bearish)

Soporte: es aquella línea horizontal imaginaria por dónde, con el paso del tiempo, se ha creado una zona de negociación más o menos fuerte del precio. Por tanto, si una acción comienza a caer, al llegar a un soporte, lo normal es que la ‘memoria histórica’ de los inversores haga que no baje el precio más desde ahí, y puedan incluso entrar compras para hacerla subir.

Resistencia: es aquella línea horizontal imaginaria por dónde, con el paso del tiempo, se ha creado una zona de negociación más o menos fuerte del precio. Por tanto, si una acción comienza a subir, al llegar a una resistencia, lo normal que la ‘memoria histórica’ de los inversores haga que no suba más el precio a partir de ahí, y puedan incluso haber ventas que la hagan bajar más.

Directriz bajista: es una linea descendente oblicua imaginaria que se dibuja desde un maximo mas alto hasta el maximo mas bajo en tendencia bajista. Es decir, la linea que une todas las crestas de los dientes de sierra que genera un grafico bajista. O dicho de otra manera, la escalera que bajas todos los dias si pusieras un tablon por encima de los escalones. Esa linea seria la directriz bajista. Por definición, siempre será una resistencia a la cotización de la acción. No se suele superar a la primera.

Directriz alcista: La contraria de la anterior. La escalera que subes todos los días, el cemento que aguanta los escalones es la linea imaginaria de directriz alcista de la cotización de una acción. Por definición es un soporte, ya que si en una tendencia alcista, el valor cae al ‘cemento’ del escalón, la directriz alcista soportaría el precio y lo rebotaría hacia arriba al entrar las compras en ese punto.

Indicador MACD: uno de los indicadores principales que uso en mis análisis. A grandes rasgos indica la tendencia a un tiempo corto, sean en días o semanas, de cuál es la tendencia primaria de un valor. Es una línea oscilante que mientras defina una curva ascendente la tendencia es alcista, y si la curva es descendente pues tenemos una tendencia bajista, durante unos cuantos días o semanas según sea el ámbito temporal que visualicemos. En trading y a un nivel muy sencillito, si la línea ascendente cruza el nivel 0 desde terreno negativo, la tendencia alcista es más marcada. Si la línea descendente proveniente de terreno positivo cruza el nivel 0 a terreno negativo, crece las posibilidades de que los bajistas permanezcan en el valor.

Indicador RSI: otro de los indicadores que uso siempre, y bastante importante para saber por dónde pueden ir los tiros de una acción. El Relative Strenght Index o Indice de Fuerza Relativa muestra la fuerza de un valor, cuál es su potencia tanto de subida como de bajada. Se mueve entre 0 y 100, dónde por debajo de 30 entra el valor en sobreventa y por encima de 70 entra en sobrecompra. En una tendencia alcista cuando mas esté por encima de 60 el RSI, mejor para el valor. En una tendencia bajista cuanto más bajo de 50 permanezca el valor, mejor para los ‘osos’.

Indicador Estocástico: a grandes rasgos, es un indicador que muestra la compra o venta de títulos de un índice o valor. Cuanto mas alto sea el nivel, mayor compra de títulos habrá, siendo el máximo nivel 100 y el nivel de sobrecompra a partir del nivel 80. Por abajo, el nivel mínimo es 0, estando por debajo del nivel 20 la sobreventa de títulos. Entre 20 y 80 es ‘terreno de nadie’ por decirlo así, para el trading, ya que se suele comprar, ésto de una manera muy resumida, cuando desde 0 este indicador cruza por el 20 hacia arriba; y se vende cuando al llegar a 100, si no se sostiene, cae por debajo de nivel 80.

Cuando comprar: la pregunta del millón de dólares. A muy grandes rasgos, se compra cuando una acción este barata. Que no confundir con que esté a un precio bajo! No es lo mismo. Un precio bajo todos sabemos lo que es, un precio mínimo. Un precio barato es aquel que, en una tendencia alcista, baja por cualquier motivo hasta un soporte o una directriz alcista que actúa de tal. Ese es el momento donde se podría comprar. Pero siempre hacerlo en valores con una tendencia alcista, porque si compras valores en tendencia bajista, aunque el precio este bajo, lo normal es que siga bajando y bajando, con lo que el precio barato se convierte en una inversión cara (pérdidas acusadas).

Cuando vender: la pregunta del billón de dólares. A muy grandes rasgos, cuando obtengas beneficios 🙂 . Esto quiere decir que si has comprado un valor cuando tenías que hacerlo (como el caso expuesto en el párrafo anterior) debes de marcarte un objetivo de rentabilidad realista: un 3-5-7%. O un 10-15% si sabes de bolsa, y si sigues la sombra de ese valor. Entonces ejecutas la venta al llegar al objetivo, y fuera. Plusvalías al canto, que ya se encargara Hacienda de pedir su parte al año siguiente 😦 . Pero como te pongas objetivos surrealistas o fantasiosos del tipo 20-30%, salvo un golpe de suerte, ni en sueños una acción podría subir tanto. Todo esto, y lo del parrafo anterior, yendo al corto plazo. Para el medio o largo plazo si que se podría llegar a tener esas rentabilidades, si la tendencia es marcadamente alcista y si se tiene paciencia (la madre de todas las ciencias 🙂 )

Qué cantidad invierto: la pregunta del trillón de dólares 🙂 . Es difícil de acordar, porque depende de la economía personal de cada uno, del riesgo a asumir, y de la necesidad futura de ese dinero para el inversor. Hace muchos años cuando empece en esto, no lo voy a ocultar, solo invertí 2.000€ (o al cambio 330.000 ptas) y obtuve una rentabilidad suficiente para estar contento como novato. Me hice la misma pregunta que la que aquí desarrollo, y obtuve la respuesta de, que a partir de 3.000€ (500.000 ptas al cambio). A mi me parecía, en aquel momento que medio millón de ‘rubias’ era una pasada. Hoy en día, os digo que para poder ganar dinero, 5.000-6.000€ mínimo por operación. Es mi opinión por mi experiencia, que esto no quiere decir que lo haga así siempre (ojalá!), y también para quien disponga de ese dinero ‘que no le importe’ tenerlo paralizado en Bolsa. Por debajo de estas cantidades las comisiones de los brokers y los gastos de liquidación y mantenimiento (sin contar que hay que retratarse ante Hacienda cuando llega la primavera fiscal) te pueden mermar las plusvalías. Claro que hay gente que con 600€ hacen maravillas, pero para eso tienes que pisar terrenos pantanosos y hay que saber mucho de bolsa (acciones ‘chicharro’ o de ‘valor de céntimos’) y no recomendables a inversores que no sean de perfil muy arriesgado. Lo mejor, acciones de calidad y con objetivos claros y riesgos asumibles porque claro, con 5-6.000€ puedes ganar dinero, pero también perderlo si baja la acción de una manera fogosa, o por errar en la inversión. Mucho cuidado con esto. Recuerdo que había unos analistas en mi época que recomendaban invertir 15.000€ (2.500.000 de las antiguas pesetas) en una cartera con diferentes valores. ¿Invertir en acciones el dinero con el que te comprabas un coche de entonces al contado? Parecía una locura. Pero el que no arriesga, no gana. Ya veis que la Bolsa es como la vida en sí, con diferentes personalidades y puntos de vista 🙂

‘Tiburones financieros’: de los que me he llevado un montón de mordiscos, sobre todo al principio 🙂 . Son los que manejan el capital, y no quiero decir que sean los ricos (que también), sino aquellos que tienen la capacidad de mover el mercado ‘a su antojo’ y de infundir miedo, para hacerte cometer el error de comprar en máximos o de vender cuando hay una caída puntual por medio, y luego ves que al día siguiente tu acción sube y sube pero ya contigo fuera (y con unas perdidas del -5% ó -8%). Pero te tienes que levantar, claro. No son mas que especuladores que hacen su trabajo muy bien al mover paquetes de acciones increíblemente grandes que hacen que el mercado se resienta con caídas bruscas, pero muchas veces rápidas y de un solo día. Otras veces son agresivas y duran varios días dentro de una tendencia alcista, en busca de un soporte. Y el inversor no curtido pues va y zas! vende las acciones y menudo mordisco le pegan ‘estos tiburones’. Luego ‘recogen’ éstos todas las acciones ‘sueltas por ahí’, las compran y hala! subidón de eggs de esa acción, contigo como digo fuera, y con cara tonto 😦 . Pecados de ‘juventud’

‘Manos fuertes’: son aquellas instituciones que poseen el capital, es decir, son los que realmente hacen que un valor o acción se mueva, en una dirección u otra. No tienen por qué ser especuladores, simplemente son aquellos que compran o venden ingentes paquetes de títulos de una acción y pueden hacerla explosiva. Siempre que las manos fuertes estén dentro de un valor, es importante, porque si están en positivo, las compras normalmente seguirán y la acción será alcista. Pero si las manos fuertes entran en terreno negativo su porcentaje de participación, la acción en cuestión tiene todas las papeletas de caer y caer, generalmente. Las manos fuertes también se las conocen como ‘sangre azul’, no porque sean de la nobleza, sino porque se representan así con este color en el indicador técnico que nos advierte de su presencia en un valor (independientemente sea positiva o negativa su participación)

‘Manos débiles’: pues somos todos los demás, es decir, el pobre pequeño inversor (si ya por el nombre… 🙂 ) . Se suele representar esta masa con el color verde en el indicador que advierte de su presencia en un valor (independientemente sea positiva o negativa su participación)

Trading: o negociación de valores. No es más que la compra-venta de acciones, independientemente del volumen negociado. Generalmente se denomina así a la compra-venta diaria o intradiaria, porque las compra-ventas a M/P o L/P pues son compras o ventas de acciones a secas.

Trader: la persona o software que se dedica a hacer trading. (ojo con las maquinitas de alta frecuencia que ellas hacen los negocios en milisegundos y no se pueden ganar 😦  )

‘Fibos’ o Fibonacci (sucesión o serie de): para mí, lo más importante del trading. Fibonacci era un matemático que desarrolló la serie que lleva su nombre (no de televisión, sino matemática) que relacionaba las espirales de una galaxia con las espirales de una caracola de mar. Y había correlación (ésto muy resumido). Pues bien, se comprobó que en Bolsa hay una correlación entre las espirales de la concha de una caracola y el gráfico que va dibujando los precios en un valor. De ahí que se aplique esta sucesión en Bolsa. Y vamos que si funciona! Es como el vademécum para los galenos. Los diferentes ‘fibos’ son a grandes rasgos: el 23,6%, el 38,2%, el 50%, el 61,8% y el 100% ó 1. Cada uno de ellos se calcula entre un máximo y mínimo extremos en el gráfico de precios de un valor, entre un período ‘X’, y los diferentes fibos calculados generan una linea horizontal en las que, si el precio está por debajo de la/s línea/as, automáticamente se convierten en resistencias; y si el precio está por encima de los fibos (línea/as) automáticamente ésta/as se convierten en soportes. Bien sencillo, a qué sí 😉

Horizonte temporal de la inversión: importantísimo para un inversor es necesario saber cuál es el tiempo que quiere dejar su dinero ‘inmovilizado’ en Bolsa. Y en función de eso, y de su perfil de riesgo, obtendrá una rentabilidad acorde a sus propósitos, propósitos qué por otro lado, tienen que ser realistas (sino tod@s seríamos ric@s en Bolsa). El horizonte temporal puede ser a corto, medio o largo plazo.

Dividendos: dinero que reparte una empresa como ‘premio’ a la fidelidad de sus accionistas. No es obligatorio el dar dividendo, porque depende de la política financiera de la empresa, y sobre todo lo cuan este saneada ésta. Varía la rentabilidad por dividendo al año entre los 0,5% y hasta el 6-7% de algunas compañías cotizadas. Se suele repartir el dividendo en efectivo a tu banco o bien a tu cuenta de valores como acciones contantes y sonantes. Tu eliges según cual fiscalidad te venga mejor.

El “innombrable”: y no es el malo de la película del famoso mago juvenil con gafas, sino el Ministerio de Hacienda (que también lleva gafas), ante el que siempre hay que retratarse y darle su parte.

Blue Chips: denominados así a los valores ‘de calidad’ y de gran capitalización. En todas las Bolsas hay Blue Chips, acá en el Ibex 35 tenemos a BBVA, Santander, Repsol, Iberdrola, Telefónica y yo incluso a Inditex por méritos propios y porque es el más grande, por capitalización, en España. Suelen ser valores ‘lentos’, no son de esos de subidas de un 8%, ni para arriba, ni para abajo. Pero gozan de buen dividendo (excepto Inditex) y una rentabilidad a 3-4 años vista interesante (excepto el ‘paralizado’ Santander). Son buenos valores, pero mi opinion es que gastan mejor fama ‘a pie de calle’ que buen movimiento técnico (trading) en Bolsa (salvo Inditex e Iberdrola)

H-C-H (y la versión invertida) : estaréis cansad@s a verlo y leerlo en multitud de sitios. Es una figura chartista, una forma que forman las velas que consiste en una especie de persona, donde se apreciaría uniendo los puntos, un hombro izquierdo, una cabeza y un hombro derecho. La versión clásica es aquella donde los hombros serían de menor (precio) cotización que (el precio en) la cabeza. Puede tener implicaciones bajistas si el precio (cotizacion diaria) rompe la clavicular de la figura (es fácil, imaginaros vosotros por donde os pasa la clavícula, en esta figura es igual) a la baja. Esta zona suele ser el (precio) mínimo de ambos hombros unidos por una recta, a grandes rasgos.

La  versión invertida es la de una persona boca abajo, con su cabeza y dos hombros, en donde los hombros son aquellos con un precio superior al precio que marca la cabeza (precio mas bajo). Aquí al subir el precio a partir del segundo hombro y rompe la clavicular o ‘neckline’, el H-C-H- i tendría implicaciones alcistas rompiendo la linea que une los (precios) máximos de ambos hombros. Mas fácil aun de imaginar de que figura hablo, si intercaláis dos WW y visualizáis el resultado 🙂

C.N.M.V.: La Comisión Nacional del Mercado de Valores es el órgano de control, gestión y vigilancia de las cuatro Bolsas que existen en España. Velan porque todo vaya según lo correcto, legal y en favor de los accionistas, intentando que las cuentas y movimientos corporativos de la empresas cotizadas sean transparentes… Hombre, ya se que estoy contando un cuento, pero esperemos que éste tenga final feliz…

Hechos relevantes: Así se denominan los comunicados que envían las empresas cotizadas a la CNMV, para que ésta los publiquen en su tablón de anuncios (web de la CNMV). Son de obligado cumplimiento el redactarlos, en función de las operaciones/actividades/hechos desarrollados, por las empresas.

Suspensión de cotización: Ocurre cuando la CNMV detecta algo irregular, a su discreción, dictando la suspensión temporal, o definitiva, de la cotización de un valor. Sólo ella puede levantar la suspensión cautelar. Incluso aunque un juez ratifique la salida de un concurso de acreedores de una cotizada, la CNMV tendría que dar su ok para volver a la negociación en Bolsa.

Bancos Centrales: son las instituciones que marcan las políticas monetarias en los países, o áreas internacionales, bajo su jurisdicción. No siempre las directrices de los mismos suponen una mejora de la economía a ras de suelo. Pero tampoco consiguen que vuelen las Bolsas a su antojo. Total, que ahí están para controlar, eso sí, a los bancos nacionales. O al menos, intentan protegernos a nosotros de estos, pero para el bien (político) de los aquellos. En Europa, el Banco Central es el BCE. En USA, es la FED. En Japón, el BoJ. Y en UK, el BoE; por poner unos ejemplos.

Hedge Funds: normalmente los denominan fondos buitres, pero no es una denominación correcta. Son fondos oportunistas, sí, pero de capital riesgo, con un riesgo mayor que otros, pero bastante controlado, buscando siempre oportunidades de donde sacar dinero, capaces de comprar deuda de activos muy endeudados, acciones desplomadas, ponerse cortos en unos y otras para vender a descubierto de manera agresiva… vamos, el todo está permitido. Un aplauso para sus gestores por su buen hacer en cuanto a rentabilidad, y otro aplauso mayor para los órganos de control de las bolsas en cuestión.

Paciencia: sí, es eso que pensáis, eso que los niños no tienen y que los mayores casi, casi que tampoco. La paciencia es la madre de todas las ciencias, y en Bolsa, más aún. Sin paciencia, es imposible que se pueda invertir, ni aún en intradiario que es el clásico compra compra, vende vende. Quizá para el muy largo plazo (si vas a 5-10 años) puede que no haga falta paciencia, porque si recibes dividendos te compensa en algo el riesgo asumido. Aún así, como vengan un par de años mal dados, no se yo si la paciencia no se agotaría y venderías, siquiera sin esperar a cumplir los 5 años de tu largo plazo… La paciencia es una virtud en desuso, y cara de mantener 🙂

El rebote del gato muerto: dícese de aquel rebote o subida brusca desde un nivel o soporte importante, que parece que te lleva a las nubes y de repente, zas, tortazo y para abajo otra vez, rompiendo el soporte relevante y cayendo más, y con él, tu paciencia. Normalmente suele haber dos rebotes del gato muerto hasta que un tercero ya es una incipiente tendencia alcista (obviamente, tras una marcada tendencia bajista anterior)

Doble y triple techo: lo mismo del gato muerto, pero al revés. Dentro de una tendencia alcista, se marca un máximo. Tras el, se corrige naturalmente y se llega subiendo de nuevo a máximos. Si se frena, aquí se forma un doble techo, de implicaciones probablemente bajistas. Si tras una breve caída, vuelve a subir hasta el doble máximo alcanzado, y se frena de nuevo, echa a correr porque el triple techo si que si tiene implicaciones bajistas, y es cuestión de días que se desplome el valor/índice.

Doble y triple suelo: primo del gato muerto, que es cuando un valor/índice baja, marcando un mínimo, sube en gato muerto, baja de nuevo hasta el mínimo, creando un doble suelo, luego sube otro gato muerto para volver a bajar hasta el mínimo, por tercera vez, formando el triple suelo con unas implicaciones alcistas increíbles, y desde aquí el rebote ya es de gato vivo, subiendo y subiendo en tendencia alcista, al menos hasta la MM 100 diaria, o incluso la 200 según la fuerza del impulso.

El cuidador: que junto a las manos fuertes, es el que maneja el cotarro. No exactamente, pero casi. Las manos fuertes ya sabéis que mueven los mercados con virulencia. El cuidador hace honor a su nombre para proteger su acción de los envites. Que baja la acción, el compra un paquete suficiente para que no se desplome. Que sube la acción fuerte, el vende un paquete necesario para que la alegría no sea desmedida (la frena) y venda todo el mundo las plusvalías en días, y se le vayan inversores importantes a otro valor con más potencial. ¿Quién es el cuidador, diréis? Pues un Consejo de administración que hay en cada una de las empresas cotizadas en Bolsa, o sea, sus dueños (accionistas mayoritarios propietarios)

Autocartera: lo que el nombre dicta, son acciones que tiene una compañía para sí, y sobre todo para ejercer de cuidador de la misma, como expliqué anteriormente. ¿Por qué os pensáis que una empresa no baja demasiado cuando todo el mercado baja fuerte? Porque el cuidador compra acciones en el mercado sacando al aire su autocartera, o sea, utilizándolas. Comprando, pues ya se sabe, sube la demanda (boom inmobiliario, recordar p. ej.) y todos entramos al trapo porque algo tendrá el agua cuando la bendicen (tenemos miedo de que se acabe la oferta). Así luego ocurren los desplomes que ocurren cuando una acción X llega a máximos, y cae. Ya sabéis por qué es, presuntamente, claro 😉

Toros, osos, cerdos y corderos: pueden recibir más nombres, pero éstos son los que yo más uso. Los toros y osos ya sabéis quienes son, los primeros son los que se ponen largos, es decir, las compras que todo el mundo conoce, de compra barato y vende caro, y los segundos son lo contrario, la venta a descubierto o bajistas, poniéndose cortos que pretenden apostar a que un valor va a bajar, y baja, ganando con este método ‘antinatura’ dinero al igual que los alcistas, sus plusvalías. Los cerdos pues lo llevan en el nombre, a saco paco, la cuestión es ganar dinero cómo sea, especulando, trastornándote la cabeza para que inviertas junto a ellos y luego sea un pufo, para ti claro, etc. Son muy agresivos en el mercado, casi iracundos, que entran a tumba abierta en el maremagnum de las acciones. Perfiles de tolerancia casi infinita al riesgo. Y los pobres corderos, pues son las víctimas de éstos, de los segundos e incluso de los primeros actores, o sea los corderos son los pardillos, al igual que todos fuimos cuando entramos por primera vez en este consomé que te absorben poco a poco la cartera, y tu paciencia, llamado Bolsa o Mercado de Valores (aunque valores morales veréis que hay muy pocos en este ejercicio de ganar dinero)

Aforismos bursátiles: me falta ésto por desarrollar, y creo que ya estaría completo lo más importante para un entendimiento general de la Bolsa. Poco a poco 🙂

El primero que me viene a la cabeza es el de que ‘el último euro que se lo lleve otro’ que significa que cuándo hayas alcanzado tu objetivo de rentabilidad en la inversión, no seas avaricioso. Obtén tus ganancias y que la posible rentabilidad adicional que pudiera haber en el valor, que se la lleve otro inversor. ¿Por qué? Porque la Bolsa se tuerce de un día para otro. De ahí que saques tus ganancias llegado a objetivo, antes de perder parte de lo conseguido por ‘la avaricia rompe el saco’

El segundo el de ‘la tendencia es tu amiga’. Nunca hay que ir contra tendencia. Si la tendencia es alcista, abre largos (compra acciones). Si la tendencia es bajista, cierra largos o abre cortos (apostar a que va a bajar más un valor a través de la venta a descubierto -prestar tus acciones a otro-). No os compliquéis la vida y no esperéis que ocurra una contratendencia, porque eso ocurre tras semanas, normalmente (cuando la tendencia es muy marcada). Aunque yo siempre sea positivo alcista irreductible 🙂 . Pero tengo que hablar desde el análisis técnico, claro.

El tercero es que ‘nada sube para siempre’, muy manido en tendencias alcistas muy marcadas. Significa que hay que vigilar las divergencias bajistas, es decir, que el precio o cotización sigue subiendo, mientras que los indicadores técnicos marcan, en proporción, máximos relativos cada vez más bajos. Lo normal y subsiguiente es una caída brusca en el valor. Este aforismo se puede relacionar perfectamente con el primero explicado.

El cuarto es que ‘el árbol no te impida ver el bosque’, que es cuando nos obcecamos con una idea peregrina, y somos incapaces de ver la realidad. Referido normalmente cuando la tendencia primaria es marcada, pero un cambio rápido y frugal de la misma, ya pensamos que va a ir en esa dirección nueva, cuando realmente va a seguir en la tendencia primaria. Ocurre mucho en las tendencias bajistas. Un rebote, y ese nos impide ver el bosque de bajistas esperando en volver a la tendencia primaria de bajar más aún los precios. Tengo que reconocer que soy de ver mucho el ‘árbol’, pero sí que soy de los que saben que esconde el bosque, aunque no lo ponga en mis posts, porque no soy de alarmar a la gente,  y sí de manifestar precaución a todo el mundo, y sobre todo, de contagiar optimismo de que todo pasará. Aunque tarde meses la situación en revertirse a mejor 🙂

El quinto es que (aunque ya he hablado de él en algunas ocasiones) ‘dejar correr los beneficios y cortar de raíz las pérdidas’. Hay mil estudios que dicen que, los humanos somos capaces de aguantar las pérdidas con sufrimiento, pero que nos ponemos nerviosos a la menor con los beneficios (que raritos somos). Pues aquí en la Bolsa, si tienes beneficio en una acción, que llegue hasta donde quiera llegar, que tiempo hay para sacar las plusvalías; pero en cuanto tengas pérdidas en una inversión, fuera, cierra posiciones, vende con pérdidas adquiridas porque sino, puedes perder hasta la camisa. Recomiendan o sugieren que en cuánto pierdas un -2% en tu inversión, deshacer posiciones en ella y a otra cosa mariposa. Y en pequeños capitales invertidos, en cuánto pierdas -50€ del mismo al disminuir la cotización su valor.

Futuros: se me había pasado hablar de ellos y son importantes. Los Futuros o contratos de Futuros valen sobre índices, acciones o materias primas, sobre todo tradicionalmente el crudo, cacao, cualquier cereal, etc. En futuros están los diurnos que funcionan o abren en horario de oficina, y los nocturnos que abren todo el día prácticamente, como los del SP 500, Dax, el crudo…

Como el nombre sugiere, se piensa que un valor va a llegar a un precio en x semanas, y se compra/vende contratos de futuros intentando que tu teoría salga (algo parecido a lo que hacemos con las acciones en el mercado de contado -el normal de bolsa- ). Los futuros suben o bajan en función de la presión compradora o vendedora, y los índices sobre los que están asignados los mismos, los de contado (bolsa normal), replican ese movimiento en porcentaje.

Por eso muchas veces un índice termina en verde una tarde y a la mañana siguiente abre en rojo con gap, porque su futuro (el Dax por ejemplo) ha estado toda la madrugada cayendo y en la apertura a las 9.00, replica el porcentaje de caída y de ahí ‘que se acabó la fiesta alcista’. Igual ocurre con los índices norteamericanos y sus futuros nocturnos (que tanto nos afectan a nuestra apertura ibérica)

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: